Cómo elegir la mejor empresa de mudanzas

Varios estudios psicológicos aseguran que cambiar de casa es una de las experiencias que más estrés genera. Cuando se va a afrontar una de las temidas mudanzas nacionales o existe la necesidad de realizar mudanzas en Madrid, estos son solo algunos consejos para acertar en la elección de una empresa de mudanzas.

Planificar con antelación

No dejarlo todo para última hora. Pensar lo que se necesita y, en base a ello, escoger la empresa que se considere más adecuada. Un consejo: lo barato sale caro, mucho más cuando las mudanzas suelen ser servicios que se utilizan muy pocas veces en la vida.

Por ello, es aconsejable contar con una empresa que asuma la mayor parte de tareas para evitar que cualquiera de sus posesiones se pierda o sufra desperfectos. Una compañía con buena reputación, imagen de marca o un historial dilatado será, casi siempre, caballo ganador.

Esto se produce con mucho más motivo si se trata de una mudanza nacional o una mudanza internacional. O si el cambio de domicilio implica trasladar cuadros, objetos delicados, figuras de porcelana u otras obras de arte o instrumentos musicales. A mayor complejidad, mucho más aconsejable recurrir a una empresa consolidada. La tranquilidad no tiene precio.

Ayuda en la elaboración del presupuesto

A la hora de elaborar el presupuesto de la mudanza, se nota enseguida cuando se trabaja con un profesional experto. El coste del trabajo se debe fijar en base a varios criterios que necesitan de la información del cliente. Por ejemplo: la cantidad y volumen de los enseres o la distancia entre la casa nueva y la anterior, los accesos a la vivienda, la posibilidad de usar ascensor o no , las fechas para realizar el traslado,  son elementos a tener en cuenta.

El tipo de embalaje también es capital. Una vajilla de porcelana, un cuadro valioso o una presencia notable de objetos delicados implican la necesidad de contar con los mejores profesionales y los mejores materiales para embalar. Como decíamos antes, con empresas consolidadas, con expertos en mudanzas que casi siempre tendrán experiencia internacional.

Normalmente, una empresa bien preparada ofrecerá, por ejemplo, varias posibilidades a la hora de embalar y por tanto proteger sus objetos: cajas de variados tamaños de cartón reforzado, cajas de madera a medida para obras de arte y elementos especialmente frágiles, papel burbuja, papel manta de 5 capas, mantas de algodón para protección de muebles o cajas armario específicas con perchas para la ropa de colgar. El porte o mudanza no deja de ser un oficio con arte.

Prescinda de lo superfluo

Finalmente, otro consejo. No hay que dejarse llevar por la nostalgia y debe aprovecharse la mudanza para deshacerse de todos aquellos objetos acumulados durante años que no ya no tienen ni utilidad ni valor sentimental. Para hacer ese trabajo tan penoso un poco más cómodo, se recomienda vender lo prescindible por internet. Esto, y una empresa de mudanzas con reputación, harán más llevadero y agradable ese cambio de vivienda.