Cómo afrontar mudanzas internacionales

Las mudanzas internacionales constituyen un servicio especializado que no todas las empresas que se dedican al servicio de mudanzas pueden prestar.

Por otro lado, supone una demanda ciertamente solicitada, tanto por particulares como por empresas. En el primero de los casos, resulta muy habitual tener que cambiar, por diversas causas, de residencia. En el segundo, hay que recordar las frecuentes expatriaciones de personal, por cuestiones de internacionalización de mercado, tienen que hacer las empresas. Tanto a sus propias sedes como a otros destinos.

Por lo tanto, cabe destacar la existencia de un importante circuito de mudanzas internacionales. En este sentido, hay que valorar en primer lugar que solo las empresas de mudanzas con más medios pueden aceptar estos encargos. No en vano, son necesarias ciertas infraestructuras para completar con éxito una mudanza internacional.

 

Proceso de un presupuesto para una mudanza internacional:

Primeramente, una inspección se personará en el domicilio desde el que parte la mudanza, con la intención de analizar todos los detalles del proyecto. Con los datos recogidos en esta visita, se podrá presentar un presupuesto al interesado en el servicio.

Dicho presupuesto se confeccionará en función de una serie de particularidades. Las fechas tendrán que ser elegidas con antelación, ya que las largas distancias y transportes intermodales  implican una mayor previsión. Asimismo, es posible optar por distintos servicios de embalaje y recogida en el domicilio de origen de la mudanza. En este sentido, los servicios adicionales habituales son los de embalaje especial de objetos delicados, guardamuebles (con las mayores condiciones de seguridad y contenedores individuales), elevadores externos,  recogida en tiendas (con garantía de confidencialidad), ayuda a la devolución del Iva, traslado de pianos.

Aparte, en una mudanza internacional se ofrecen otros servicios especiales, tales como el transporte de vehículos (de forma independiente o en compañía del resto de la expedición) y los grupajes para envíos pequeños.

Por otra parte, la logística de las mudanzas internacionales también se revela como más ambiciosa. Esta se puede llevar a cabo por medios de transporte marítimos (mediante acuerdos con los principales operadores), terrestres (con una flota de vehículos adaptable al volumen que se ha de transportar) y aéreos (para garantizar la mayor rapidez y eficacia).

Las gestiones y viajes se facilitan gracias a los acuerdos de las grandes empresas de mudanzas internacionales con los corresponsales más fiables de este circuito. De hecho, existen rutas semanales que enlazan las ciudades más importantes.

Los clientes, además, demandan la máxima seguridad en una mudanza internacional. En este aspecto, les interesa contratar un seguro de responsabilidad civil y a todo riesgo que cubra a los mismos clientes, la vivienda y los empleados.
En otro orden de cosas, viajar por el extranjero siempre tiene unos costes mayores. Sobre todo, en materia de peajes y combustibles. Un factor que también se ha de considerar es el relativo a la asistencia legal. Los países a los que se transportan los enseres tienen diferentes normativas (algunas obligatorias y otras recomendadas). En todo caso, conviene que se encarguen de estas gestiones personas formadas en estos asuntos y que sepan tramitar pertinentemente los documentos aduaneros y administrativos.

En definitiva, una mudanza internacional supone un trabajo que requiere una fuerte movilización de recursos y amplia experiencia por lo que resulta recomendable que se encargue de ella una empresa con probada solvencia en estos servicios como Grupo Amygo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *