Los seguros: un aspecto clave en la contratación de las empresas de mudanzas

En las mudanzas al extranjero y mudanzas nacionales  y locales (también en cualquier traslado de empresas), vas a tener que abordar un tema que requiere cierta atención, ¿Te fías de tu empresa de mudanzas? O ¿Tendrás que contratar un seguro? Se trata de una cuestión de capital importancia, ya que, en estos procesos, se produce un desmontaje, transporte y montaje de objetos que pueden tener alto valor material y sentimental. Has de tener plena confianza en los operarios de las empresas de mudanzas serias, ya que tienen experiencia en las labores de carga y descarga y las llevarán a cabo con sumo cuidado y los medios más oportunos. Sin embargo, no podemos controlar ciertos imprevistos y accidentes que podrían implicar daños o deterioros en los enseres que se van a trasladar. Por ejemplo, en los muebles. Para tener la mayor garantía sobre los objetos que se transportarán durante la mudanza, tienes la opción de contratar diversos seguros. Primeramente, has de saber que la empresa que se encarga de tu mudanza tiene la obligación de contratar un seguro de responsabilidad civil. Este aspecto resulta fundamental para comprobar la seriedad de dicha empresa. Si no lo ha suscrito, debes descartarla. Este seguro va a cubrir los daños que se produzcan en la vivienda (portal, suelo, ascensor, etc.). Las coberturas ante siniestros suelen oscilar, pero lo normal está entre 100.000€ y 1.000.000€. No obstante, has de tener claro que este seguro no asume los pagos por los deterioros en tus enseres personales. En segundo lugar, cabe señalar la existencia del seguro de transporte, obligatorio obligatorio para cualquier camión de mudanzas. Esta modalidad de seguro hace uso de una tasación de los artículos por peso. De hecho, una tasación frecuente oscila alrededor de unos 4,5 euros por kilo. Muchos clientes no consideran satisfactorio el seguro de transporte, por lo que optan por contratar el específico “amplio” o comúnmente denominado “a todo riesgo” que  no se basa en el peso de los objetos, sino en su valor actual en el mercado.

 

. Este sí que da cobertura a los desperfectos que se originen en los objetos personales que se van a trasladar. Su cobertura alcanza la cantidad que tus enseres y pertenencias valgan, pero tendrás que preparar un  listado o inventario con la valoración de los mismos para poder facilitarsela a la compañía de seguros de la empresa de mudanzas. Esta  modalidad suele incluir una pequeña franquicia para abaratar su coste

En definitiva, tómate el tiempo necesario para estudiar qué seguros te convienen más a la hora de emprender una mudanza.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *