¿Cómo proteger tus objetos más preciados en una mudanza?

A nadie se le escapa que llevar a cabo una mudanza puede ser una tarea costosa, no solo por el cambio que supone en la vida de las personas, si no también por las múltiples tareas que exige realizar: elegir la ciudad adecuada, mirar sus infraestructuras, su red de transportes, colegios cercanos… Un sinfín de tareas que demandan toda tu atención. El primer paso es empaquetar y embalar todas y cada una de tus pertenencias tras haber realizado una buena limpieza de cosas innecesarias. Ten en cuenta que siempre existen empresas de mudanzas dispuestas a echarte una mano tras pedir un presupuesto para mudanza y contratarlo. Pero, si tienes pensado hacerlo por tu cuenta, sigue los siguientes consejos para que no mueras en el intento:

1. Controla que las cajas que eliges sean resistentes y aguanten un peso que nunca debe superar los 20 kg. Cárgalas en función de tu complexión y fuerza. A veces, compensa tener más cantidad de cajas que pocas muy pesadas. Presta especial atención al punto de apoyo de apoyo de las cajas (la parte de abajo) y cruza cinta de empaquetar en forma de cruz para mitigar el riesgo de que se puedan abrir.

2. Si dispones de objetos de cristal, porcelana u otros materiales frágiles, existen varias fórmulas para protegerlos: el papel de periódicos, revistas, plásticos con bolitas o poliespán para amortiguar los golpes son fórmulas perfectas para garantizar que llegan intactos a tu nuevo hogar.

3. No mezcles las pertenencias de una habitación con las de otras. Utiliza una caja para las cosas del salón, otra para las de la cocina, el baño, el comedor y así con cada una de las salas que abandonas. Sitúa en los enseres emplazados en las mismas estanterías y alacenas. Escribe en uno de los laterales de la caja el contenido de la misma y colócalas de manera que siempre tengas a la vista lo que portan. O sea, si realizas una montaña vertical de cajas, pon de frente la cara que contenga la información de su interior.

4. Empieza a empaquetar las cosas que no vayas a utilizar en los últimos días: ropa que no usas, vajillas, cuberterías, elementos decorativos pueden ser prescindibles. Vivirás con lo básico y sentirás cierta nostalgia, pero nada comparado con el reto que supone poner en marcha de nuevo un hogar.

Contar con el apoyo del servicio de traslado de empresas especializadas en mudanzas al extranjero sea por carretera o por barco, como transoceánicas (mudanzas en Chile, Guatemala, Perú, Ecuador…) puede ayudarte, sobre todo, con el porte de electrodomésticos grandes y pesados. Quizás sea hora de volver a casa y necesitas que todo sea perfecto, sin agobios. Es tu momento. Contrata la mejor opción con Grupo Amygo desde aquí.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *