Consejos para llevar a cabo mudanzas de oficina en o a Madrid

Iniciar un nuevo proyecto no resulta nada fácil cuando ese proyecto lleva aparejada la necesidad de una mudanza. Hoy en día, la globalización facilita que se pueda trabajar en mil lugares y se impone la necesidad de trasladar la residencia, pero también abre un abanico de posibilidades para el crecimiento de las empresas que necesitan expandirse. Posiblemente haya alguien que ahora mismo esté pensando en trasladar su oficina a otra ciudad. Son muchos los que terminan viéndose en la necesidad de hacer unas mudanzas a Madrid de sus centros de trabajo. Ya sea para efectuar mudanzas en Barcelona o Madrid o para mudanzas nacionales y mudanzas internacionales de cualquier clase, debe contarse siempre con una empresa de profesionales, que sea seria y responsable, para evitar problemas.

La actualidad en el ámbito profesional, y más con la crisis, obliga a trabajar allá donde hay trabajo, sin importar qué lejos esté de la residencia habitual. Por otro lado, aunque gracias a Internet casi todo puede hacerse desde casa, las empresas necesitan instalarse en lugares que sean centros neurálgicos de la actividad profesional. Y en este caso, destacan Madrid y Barcelona o incluso lugares más alejados siempre que ofrezcan opciones de crecimiento profesional y/o personal. Una mudanza se convierte en un proceso sencillo y rápido si se cuenta con especialistas en la materia como Grupo Amygo.

La importancia de una rápida y eficaz mudanza de las oficinas
Trasladar una oficina no es lo mismo que hacer una mudanza de efectos personales cuando alguien cambia de domicilio. En el caso de la empresa u oficina, hay que poner especial atención y sobre todo celeridad, ya que durante la mudanza se altera el ritmo normal de producción. La fecha acordada no puede modificarse y el plazo de tiempo para concluir la mudanza ha de ser mínimo.

Además, trasladar oficinas supone tener entre manos un arsenal de bienes cuyo manejo debe ser realizado con las máximas precauciones, pues engloba ordenadores y otros equipos informáticos en los cuales un simple movimiento puede causar una avería.

Tampoco hay que olvidar que una mudanzas de oficina puede llevar pareja la mudanza de cajeros o cajas fuertes, respecto a las cuales las precauciones y medidas de seguridad deben ser máximas.

Aparte, las oficinas implican normalmente el manejo de mucha documentación que debe permanecer clara, ordenada y localizable con la mayor rapidez y sin que el cliente empresario, o su personal tenga que experimentar sobresalto alguno ante la ausencia de un documento relevante.

Un buen servicio de mudanzas de oficinas debe incluir:
-El traslado de archivos de todo tipo, tanto grandes como pequeños.
-Diseñar un sistema de almacenaje, traslado y custodia de archivo, para que no se produzcan pérdidas. Teniendo en cuenta que, a veces, el cliente no ha prestado el debido cuidado previo con el almacenaje de su papeleo.
-Un control del equipo y el mobiliario.
-Hay que usar materiales neutros y de protección que estén adaptados a cada objeto que se va a trasladar.
-Para determinados bienes, es necesario contar con embalajes con sistemas antivibraciones.
Si se lleva maquinaria pesada, como impresoras de gran tamaño, conviene usar embalajes especiales.
Aparte, toda mudanza de oficina lleva consigo la limpieza de aquello que ya no sirve. Lo que el cliente quiere desechar hay que desecharlo y proceder a su retirada. Una posible salida puede ser la donación a una entidad sin ánimo de lucro que los necesite.

Para contar con todos estos servicios profesionales de mudanzas, tan solo debe contactar con nosotros y pedir un presupuesto personalizado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *