10 consejos para hacer mudanzas de oficinas y de casas

Enfrentarse a una mudanza supone un cambio. Algunas personas se agobian por lo que implica empaquetar una parte de tu vida, pero, con organización, todo es posible. Ya sea para hacer mudanzas de oficinas o de tu domicilio, no olvides seguir 10 mandamientos a rajatabla para evitar sorpresas desagradables.

  1. Llevar lo imprescindible. Lo primero de todo es que una mudanza es un buen momento para analizar qué cosas tienes y qué cosas ya no usas ni necesitas. Haz limpieza y llévate solo lo que, en realidad, te interesa.
  2. Organización. Prevé el tiempo que necesitas desde que comienzas a embalar y hasta que las empresas de mudanzas se llevan todos tus enseres. Cuenta con tu disponibilidad y la de la empresa.
  3. Presupuesto. Hay mucho intrusismo en el sector. Pide presupuesto para la mudanza en diferentes sitios y compara los precios y servicios que dispensan. Pide que la empresa que elijas para hacer el traslado de empresas que dirijas o tu residencia te dé por escrito el precio cerrado y todo lo que se incluye.
  4. ¿Vas a hacer tú las cajas o vas a derivarlo a la empresa de mudanzas? Deberás tenerlo en cuenta para gestionar los plazos de tiempo. Si lo vas a hacer tú mismo, recuerda que, para cosas pesadas (como libros), debes usar cajas pequeñas para poder trasladarlas sin problema. Envuelve cada pieza del menaje por separado.
  5. Material adecuado. Tanto si lo haces tú como si lo delegas en profesionales como Grupo Amygo, emplea cajas de diferentes tamaños, en función del contenido, plástico con burbujas, rollos de papel burbuja… para proteger los objetos frágiles.
  6. Objetos especiales. Espejos, cuadros… Colócalos en vertical y, a ser posible, entre objetos mullidos, como el colchón, por ejemplo. Protege los equipos eléctricos y electrónicos para que no se golpeen.
  7. Embalar por estancias. Lo más eficaz es embalar estancia por estancia. Serás más rápido y eficiente y recordarás lo que contiene cada caja. Nosotros podemos hacerlo por ti.
  8. Ordenación. Cada caja o paquete debe tener bien visible el titular de lo que contiene, así como la posición de la caja (hacia arriba o hacia abajo).
  9. Haz un inventario. Una sencilla lista te permitirá saber, de un solo vistazo, lo que tienes y en qué caja se encuentra.
  10. Deja una o dos cajas separadas del resto. En ellas, pondrás el kit de supervivencia, es decir, las cosas que te resultan más imprescindibles y necesarias. Llévalas contigo.

Por último, no te estreses. Los nervios son malos consejeros y te hará precipitarte y no tomar las precauciones necesarias. Las mudanzas forman parte de la vida de las personas y empresas. Suponen cambios de ciclos, así que has de disfrutarlos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *